horario


Hotel Aida Marais

7.9 10 0 2

19 Rue Du Chateau Deau, 75010 Paris Mapa

7.9Muy Bueno
Dirección:
 

Las 51 habitaciones de colores luminosos de este hotel de encanto se adaptan a las necesidades de sus clientes: habitaciones que dan al patio o a la calle, todas para no fumadores. El bar privado del hotel (abierto 24h) propone a sus huéspedes una vasta selección de bebidas (refrescos, bebidas calientes o con alcohol) que podrán degustar en el dulce ambiente mediterráneo del patio.

Fotos

Servicios en el Hotel Aida Marais

Establecimiento

  • Acceso a internet
  • Internet Inalámbrico
  • Internet Inalámbrico
  • Ascensor
  • Servicio de Recepción
  • Habitaciones no-fumadores
  • Acceso a internet
  • Sala para desayunos
  • Servicio de despertador
  • Fax
  • Servicio de fotocopias
  • Servicio de lavandería
  • Tronas

Habitación

  • Acceso a internet
  • Baño / Ducha Privado
  • Caja fuerte
  • Calefacción
  • Servicio cambio de sabanas
  • Para no fumadores
  • Insonorización
  • Servicio limpieza diaria
  • Mesa de trabajo
  • Plancha
  • Secador de pelo
  • Teléfono de línea directa
  • TV vía satélite / TV por cable

Últimos comentarios de clientes

6.0

Hotel Aida Marais

anónimo · Madrid · 14/09/2012

la situacion del hotel y el confort de la cama.Desayuno buffet correcto.
Amplitud de la habitacion,asi como el tamaño del baño.

8.8

Hotel Aida Marais

Ana y David · Málaga · 17/10/2011

El hotel nos ha encantado. Su localización es estupenda, con dos bocas de metro cerca, rodeado de supermercados, cafeterias, panaderias,pizzerias... El trato del hotel ha sido inmejorable, muy limpio (todos los días con toallas limpias y habitación limpia), la ducha con hidromasajes,reformado, cama muy cómoda y amplia. Un barrio muy tranquilo. En la recepción hay personal que habla español.Muy recomendable. Hemos quedado muy satisfechos en todos los sentidos.
Las habitaciones son pequeñas pero muy confortables. En la nuestra el aparato de aire acondicionado/calefacción no se encendia, pero la verdad que no lo hemos necesitado en absoluto porque la temperatura era la óptima.